banner estudio microbiota

 

Analíticas de heces

La piel y casi la totalidad de las mucosas de los seres humanos albergan gran variedad de microorganismos.

La densidad de colonización microbiana alcanza sus cotas máximas en el intestino, especialmente en el intestino grueso. El número de microorganismos que lo colonizan 10 veces mayor al de las células de todo el organismo, hay más de 1.000 especies diferentes, siendo las bacterias las más abundantes. Algunas especies, habitualmente presentes en escaso número (pero que también cumplen importantes funciones), en situaciones de alteración de la microbiota (desequilibrio), pueden actuar también como patógenas (patógenos facultativos).

Se considera que la microbiota intestinal alcanza un estado próximo a la madurez y estabilidad entre el segundo y tercer año de vida, con cierta variabilidad individual en función de la dieta, estilo de vida, edad, ... que pueden hacer que se establezca un cierto predominio más o menos estable de algunos grupos microbianos.

lab4

La microbiota es decisiva para determinar estados de salud o enfermedad.
Los microorganismos que constituyen el complejo ecosistema que supone la microbiota intestinal, establecen con el organismo una estrecha relación de mutuo beneficio (simbiosis), y bien como microorganismos específicos, pero fundamentalmente como grupos determinados o actuando toda en conjunto, cumple importantes funciones:

  • Resistencia y control de la colonización por gérmenes patógenos (patógenos facultativos endógenos o propiamente invasores externos).

  • Digestión de los alimentos

  • Síntesis de vitaminas y absorción de oligoelementos.

  • Estimulación, nutrición y estabilización de la integridad de la barrera epitelial y de su capa mucosa protectora.

  • Estimulación, maduración y diferenciación de linfocitos y diferentes estructuras inmunitarias.

  • Estimulación del peristaltismo con ayuda de ácidos grasos de cadena corta.

 

Para una función intestinal normal, es imprescindible que los diferentes géneros que constituyen la microbiota intestinal (Lactobacillus, Bifidobacterium, Faecalibacterium, Enterococcus, Clostridium etc…) se encuentren en una determinada cantidad, proporción y equilibrio (dinámico).

Cada uno de ellos, tiene una función más o menos específica, por lo que tanto el déficit de alguno, como el exceso de otros, pueden dificultar el normal funcionamiento del sistema digestivo.

disbioticaUn desequilibrio cuanlitativo y/o cuantitativo de los microorganismos integrantes de la microbiota saprofita normal, genera una disbiosis intestinal que da lugar a disfunciones como la inflamación crónica de la pared intestinal, alteraciones de la permeabilidad (barrera selectiva entre el medio interno y externo), pudiendo ser el origen de "intolerancias alimentarias" (en realidad, alergia alimentaria tipo III), pero también de alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune de mucosas, con repercusiones como alergias, dermatitis, infecciones recurrentes de mucosas, etc. ya que como la investigación científica está poniendo en evidencia (cada vez de forma más relevante), el intestino juega un papel fundamental como centro del sistema inmunológico y en el que los microorganismos actúan como auténticos entrenadores constantes del mismo.

Desde el Instituto de Microecología ponemos a disposición de los profesionales sanitarios y de los pacientes una amplia y variada oferta de pruebas diagnósticas a partir de muestras de heces para la evaluación cualitativa y cuantitativa de la microbiota (individual y particular de cada paciente), que también incluyen la posibilidad de la determinación de diversos parámetros funcionales/marcadores.

De la interpretación cualificada de los resultados, no sólo pueden extraerse conclusiones sobre el estado de la microbiota y su posible repercusión en la esfera digestiva, sino también sobre su posible implicación en las alteraciones metabólicas e inmunológicas generales del paciente, y permitir establecer en conjunto una estrategia terapéutica correcta, tanto a nivel intestinal como global. 

Consulte a un profesional sanitario experto cuál es la prueba más adecuada para Ud., que en función de los resultados, podrá asesorarle adecuadamente sobre las medidas a adoptar para establecer la normalidad.