Salud emocional2018-10-25T10:27:26+00:00

Salud Emocional

Bienestar psicológico general de una persona en cuatro grandes áreas: física, mental, emocional y espiritual.

¿Qué es la salud emocional?

La salud emocional es una parte esencial de la salud. Hace referencia al bienestar psicológico de la persona, entendiendo este bienestar como la capacidad de sentirse bien con uno mismo, de tener relaciones sociales de calidad y de manejar las emociones, tanto positivas como negativas, de forma adecuada y adaptativa.

La salud emocional es una parte esencial de la salud

Desequilibrios emocionales

La ansiedad y depresión, el estrés y el síndrome de burnout son cuatro de las principales disfunciones emocionales que puede sufrir una persona. Si persisten durante períodos largos de tiempo o afectan a la vida diaria, es recomendable acudir al médico.

El estrés fisiológico ante situaciones puntuales que pueden amenazar nuestra vida es perfectamente normal y adaptativo, pero cuando la situación de estrés se prolonga a lo largo del tiempo, hablamos de distrés.

El estrés genera numerosas reacciones en el organismo que requieren mucho oxígeno: los bronquios se dilatan y aumenta la frecuencia de la respiración; los músculos están permanentemente tensos; aumentan el pulso y la presión sanguínea; el corazón debe incrementar su potencia de bombeo; se liberan en mayor cantidad las hormonas del estrés, como la adrenalina, el cortisol y la noradrenalina. Luego aparece la fase de agotamiento.

Si no permitimos que el organismo se recupere de esta situación, llegamos a un estado de estrés permanente; en el que se van consumiendo las reservas de energía y micronutrientes del cuerpo de forma progresiva. Esto puede conducir a un agotamiento crónico, síndrome de burnout u otras enfermedades causadas por el estrés.

Para reponer los depósitos de energía, el cuerpo necesita descanso, ejercicio físico moderado y un aporte de micronutrientes adecuado. Minerales como el magnesio y vitaminas del grupo B, ayudan a recuperarse del cansancio y la fatiga y permiten un buen rendimiento cognitivo.

La ansiedad surge de la anticipación frente a estímulos cuyo origen puede ser interno (pensamientos, ideas, etc…) o externo. Cursa con determinados síntomas somáticos, como tensión, y con sentimientos desagradables. En la mayoría de los casos, la ansiedad es un proceso normal y adaptativo cuya finalidad es preparar al organismo para reaccionar ante una situación de emergencia.

En algunas personas, la ansiedad desencadena respuestas no adaptativas que interfieren con su estilo de vida desencadenando trastornos de ansiedad.

Ansiedad y depresión están relacionados. Normalmente las personas con depresión tienen episodios de ansiedad, y las personas con ansiedad pueden terminar desarrollando depresión, lo cual provoca aislamiento social, pérdida del sentido de la existencia, mayor abatimiento y la creencia de que no existe solución para los problemas.

Los estados depresivos tienden a manifestarse de manera diferente cada persona, que puede experimentar falta de iniciativa, melancolía y agotamiento. Este estado de ánimo bajo hace que, con frecuencia, se pierda el interés por actividades que antes se disfrutaban.

Otros signos típicos incluyen el aislamiento, rehuir actividades de la vida diaria o un aumento de la necesidad de dormir. Sin embargo, los estados depresivos también pueden estar asociados con agitación nocturna y dificultad para concentrarse o tomar decisiones.

Para contribuir a la relajación y a mejorar el estado de ánimo es necesario cuidar la alimentación, realizar actividad física y si es necesario pueden administrarse productos fitoterápicos como la pasiflora, la valeriana o el hipérico que ayudarán a regular los trastornos de ansiedad y el estado de ánimo.

Si la situación continúa es muy importante acudir al médico para que pueda valorar si es necesario un tratamiento específico.

El síndrome de burnout a menudo está provocado por un estrés excesivo que ya no se puede controlar y puede manifestarse de maneras diferentes. Cuanto más grave sea el síndrome, mayor es la probabilidad de desarrollar estados depresivos al mismo tiempo.

El nerviosismo, el estrés y los pensamientos rumiativos o recurrentes son problemas muy frecuentes en la actualidad. Una enorme e interminable carga de trabajo y la necesidad de organizar la vida diaria de la familia son cosas que no dejan espacio para la relajación.

Las consecuencias son inevitables: irritabilidad, incapacidad para hacer frente a situaciones cotidianas, falta de equilibrio interior y nerviosismo. Demasiado estrés puede producir signos físicos, incluyendo tensión muscular, taquicardia, problemas que deriven en una mala salud intestinal o malestar general.

Para ayudar al organismo a reponerse de los síntomas del estrés o la ansiedad, es necesario un buen descanso. Sin una cantidad adecuada de sueño, el cuerpo no puede recuperarse después de cada día.

Para ello puede ser de gran ayuda la práctica de actividades deportivas, una alimentación equilibrada con un aporte adecuado de micronutrientes y si fuera necesario, preparados a base de fitoterapia con pasiflora, valeriana o hipérico, que ayudarán a la relajación de manera natural y saludable.

Estilo de vida

Hola, ¿tienes alguna pregunta?,

¿quieres saber donde adquirir nuestros productos?

Rellena nuestro FORMULARIO DE CONTACTO o envíanos un mail a info@laboratoriocobas.com y te contestaremos en la mayor brevedad posible.
También puedes contactarnos a través del teléfono +34 918 475 077.